Inicio / Blog / Diagnóstico / La primera consulta oncológica
Diagnóstico

La primera consulta oncológica

La primera consulta oncológica puede generar dudas y temores. Acompañarse de una persona querida, preparar preguntas y buscar información confiable son prácticas recomendables para enfrentar este proceso con mayor confianza.

La primera consulta oncológica
Estefania Marzik
Estefania Marzik

Psicooncóloga Fund. Donde Quiero Estar - M.N: 50.817

Seguramente cuando te dijeron que tenías que consultar con un/a oncólogo/a, te invadieron las dudas y principalmente, los temores.

Antes de compartir algunos consejos para prepararse para la consulta, es importante que sepas que hoy en día el cáncer es una enfermedad tratable y, en más del 50%, curable con detección precoz. En la actualidad, los resultados de los tratamientos son mucho más alentadores ya que los mismos son más específicos y menos invasivos.

También es importante que sepas que la primera consulta con la persona especialista en oncología es el inicio de una larga relación terapéutica. Por ello va a ser importante que la relación con el/la profesional te brinde tranquilidad y confianza.

Al momento de la primera consulta, te recomendamos:

  • Ir con compañía: puede ser un/a familiar o un/a amigo/a de confianza. Alguien que reciba la misma información al mismo tiempo para que luego puedan cotejarla. Tal vez se te pierdan algunas cosas que dice el/la médico/a, por eso es importante que haya alguien más escuchando.
  • Podés llevar una guía de preguntas que tengas para hacer y pedirle a la persona especialista que te las conteste. Es importante saber que la cantidad de información brindada va a depender del vínculo que se de en ese momento. A veces es aconsejable dar la información «en cuotas» para darnos tiempo de procesarla y permitir centrarnos en cada paso a realizar.

Podes tener escritas las preguntas necesarias cada vez que vayas a la visita oncológica, no solo en la primera consulta.

Preguntas para la primera consulta oncológica.

No tengas miedo de pedirle a tu oncólogo/a que te repita la información las veces que sea necesario. Es muy importante que entiendas todo lo que te comunica y no siempre resulta tan fácil con solo escucharlo una vez.

  • Recordá llevar todos los estudios realizados hasta el momento. Por más que parezca algo obvio, en la vorágine nos podemos olvidar de algunas cosas.
  • Es importante que conozcas tus derechos y deberes como paciente. Podés hacerlo acá.
  • Si vas a buscar en internet información sobre tu tipo de cáncer o los tratamientos que tengas que realizar, asegúrate de que sean lugares científicos y de entidades representativas. Hay mucha información en la web, esto puede generar un efecto contradictorio y generarnos mayor ansiedad. De igual modo, recordá que dos personas con el mismo tipo de cáncer, pueden reaccionar de diferentes maneras a la enfermedad y los tratamientos. Es por esto, que la fuente de información más importante debe ser tu médico tratante.
  • Recordá que siempre tenés derecho a una segunda opinión por parte de otro/a profesional si quisieras consultar sobre lo que te comunicó tu especialista de cabecera acerca de tu cáncer o el plan de tratamiento.

Esperamos que estos consejos te sean de utilidad y recordá que contamos con diferentes servicios y programas para acompañarte en esta etapa.

Servicios y programas de acompañamiento

Compartir

Contacto

¿Necesitás ayuda?

Acompañamos a las personas con cáncer y su familia a atravesar su enfermedad.

Tu colaboración es importante

Todos nuestros servicios gratuitos son gracias al apoyo de nuestros donantes.