Inicio / Blog / Nutrición / Comer bien con cáncer gastrointestinal
Nutrición

Comer bien con cáncer gastrointestinal

Cuando se enfrenta a un diagnóstico de cáncer gastrointestinal (también conocido como digestivo), es muy importante mantener una dieta saludable y balanceada para asegurarse de tener una ingesta adecuada de nutrientes y calorías con el objetivo de mantenerse fuerte durante todo su tratamiento y recuperación.

Comer bien con cáncer gastrointestinal
Programa SHAPE
Programa SHAPE

Los síntomas del cáncer o los efectos secundarios del tratamiento pueden afectar el apetito. El peso o las deposiciones pueden cambiar. Estos efectos son frecuentes y hay formas de superarlos, con el apoyo adecuado.

La dieta y la nutrición son especialmente importantes para las personas con cánceres digestivos ya que es muy común la desnutrición (no estar comiendo suficientes nutrientes adecuados ni consumiendo suficientes calorías, también podrás escucharlo con la palabra caquexia).

Es posible que descubras que no podés comer los mismos alimentos después del tratamiento, por eso hay que hacer ajustes en tu dieta que ayuden a seguir comiendo bien mientras estás en tratamiento, o si tenés algunos síntomas.

  • Los tratamientos como la quimioterapia o la radioterapia pueden cambiar el sabor de los alimentos y afectar tu apetito.
  • En algunos casos específicos, es posible que necesites suplementos nutricionales debido al tipo de cáncer.  Siempre hablalo con tu equipo de atención médica antes de decidir tomar vitaminas, suplementos o probióticos adicionales, ya que estos pueden afectar al tratamiento.
alt https://mundocancer.org/wp-content/uploads/2024/01/5-1.png
Comer bien

Esta nota se elaboró tomando como referencia la información del programa Myfood SHAPE de Servier. En la guía podrás encontrar más información, recursos y recetas

Compartir

Preguntas frecuentes
¿Qué cambios puedo hacer en mi dieta para ayudar a mejorar mi salud general?

Seguir una dieta saludable y balanceada no solo es importante para mantener una buena salud general, sino que también puede ayudarte a sentirte física y emocionalmente bien. 

Si bien comer sano por sí solo no puede evitar que el cáncer regrese, puede ayudarte a recuperar la fuerza y mejorar cómo te sentís después del tratamiento. 

Tené cuidado sobre los consejos sobre “superalimentos” y dietas contra el cáncer sin evidencia científica confiable.

Siempre hablá con tu equipo de atención médica sobre cualquier cambio en tu dieta, ya que es posible que no puedas consumir algunos alimentos o suplementos durante el tratamiento.

¿Cómo tengo que adaptar mi dieta para el tratamiento, la cirugía o los procedimientos importantes?

Seguir una dieta saludable y balanceada e intentar mantener su peso corporal ayudará a mantenerse fuerte y a reducir el riesgo de infección y a sobrellevar mejor los efectos secundarios del tratamiento, a tener una mayor probabilidad de recibir terapia sin descansos no planificados y a recuperarse del tratamiento.

¿Cómo debo adaptar mi dieta antes y después de la quimioterapia/radioterapia?

Antes:

  • Consumir una comida ligera entre 2 y 3 horas antes y con alto contenido de fibra.
  • Evitar los alimentos grasosos o picantes.

Después:

  • Comer porciones pequeñas (5 a 6 comidas pequeñas en lugar de 3 comidas grandes) que contengan la mayor cantidad de nutrientes posible.
¿Qué puedo hacer si tengo efectos secundarios relacionados con mi tratamiento de quimioterapia que me afectan al comer?
  • Si te duele la boca, comé alimentos blandos.
  • Si sentis náuseas, el té de menta o jengibre puede aliviarlo. Evita los alimentos grasos o con olor fuerte.
  • Si el sentido del gusto cambia, probá con alimentos altamente saborizados: usa especias, marinadas, vinagre, pepinillos o jugo de limón. O temperaturas contrastantes, como pastel caliente con helado frío. 
  • Recordá tomar mucha agua para mantenerte hidratado/a.
¿Cómo debo adaptar mi dieta antes y después de la cirugía?

Antes:

Los alimentos que podrían ayudar a prepararse para la recuperación incluyen:

  • Pollo, huevos o pescado, alimentos con alto contenido de proteínas.
  • Granos integrales con alto contenido calórico, como pasta, pan y arroz.

Después de la cirugía, es posible que le tome algún tiempo volver a tus patrones de alimentación habituales, lo cual es perfectamente normal.

Tu equipo de atención médica puede ayudarte con consejos nutricionales individualizados.

Tu alimentación puede volver a la normalidad después de unos meses. Para algunas personas, puede llevar un poco más de tiempo y es posible que todavía notes diferencias en la alimentación.

¿Cómo debo adaptar mi dieta después de un procedimiento de ostoma?

Las personas con cáncer digestivo a menudo necesitarán un ostoma, una abertura en el área del estómago (el abdomen) que se usa para eliminar los desechos del cuerpo. Si necesitas un ostoma, recibirás ayuda con asesoramiento nutricional especializado.

Existen diferentes tipos de procedimiento de ostoma. Una colostomía conecta el intestino (colon) con la pared del abdomen, mientras que una ileostomía conecta parte del intestino delgado (el íleon) con la pared del abdomen. Un ostoma puede ser permanente o temporal.

¿Qué y cómo debo comer y beber después del ostoma?

Seguir una dieta con poca fibra, ya que puede ser más difícil para el cuerpo digerir la fibra de los alimentos.

Al principio, la salida de desechos hacia el ostoma puede ser más blanda de lo normal, así que hay que masticar bien los alimentos.

Consumir pequeñas comidas y tomar mucha agua.

Si deseas introducir nuevos alimentos a tu dieta, debes hacerlo lentamente, con un tipo de alimento en cada comida. Masticá bien la comida para evitar el exceso de gases.

¿Cómo debo adaptar mi dieta si tengo poco apetito o poca energía?

Puede pasar que no tengas apetito, pero es importante mantener una buena nutrición:

  • Tratá de comer cuando tengas energía, y tener a mano refrigerios nutritivos con alto contenido de calorías.
  • Come porciones pequeñas y frecuentes de alimentos simples. 
  • Tomá pequeños sorbos de agua mientras comes para evitar sentirte lleno/a demasiado pronto (a menos que tengas la boca muy seca).
  • Intentá de hacer actividad física ya que esto puede mejorar el apetito.
  • Intentá comer la misma cantidad de alimentos que normalmente comerías a diario, pero dividido a lo largo del día.
¿Qué debo hacer si me resulta difícil tragar?
  • Se recomiendan alimentos húmedos y blandos, como huevos revueltos, puré de papas y carne, y verduras de cocción lenta, y masticar todo muy bien. 
  • Ablandar los alimentos con salsas. 
  • Mezclar o licuar alimentos en sopas o batidos.
Contacto

¿Necesitás ayuda?

Acompañamos a las personas con cáncer y su familia a atravesar su enfermedad.

Tu colaboración es importante

Todos nuestros servicios gratuitos son gracias al apoyo de nuestros donantes.